La lucha de Jack Wilshere para encontrar un papel y un ritmo facilitados por la alquimia de Howe

Las estaciones pasaron, los patitos se desviaron. La idea de una línea de producción incesante, la escuela de M. Wenger del back-heel artístico de ejecución, se congela constantemente. Incluso ha habido una tentación entre algunos partidarios de mirar atrás y encogerse de hombros en tiempos tan apabullantes, un estado de excitación condenatoria que los antropólogos podrían llamar El delirio de Frimpong o el Síndrome de Mérida del colectivo sostenido. Excepto, no tan rápido. Mire un poco más de cerca y esta semana tres miembros de esa escuadra 6-0, Aaron Ramsey, Francis Coquelin y Kieran Gibbs, también jugaron para el Arsenal en la Liga de Campeones contra el Paris Saint-Germain. Llámelo cuatro si incluimos a Theo Walcott, quien descansó esa noche.Además, por Betclic supuesto, otro jugador del Arsenal, que anotó su primer gol esa noche a los 16 años, estará en las gradas de los Emiratos este domingo cuando su club de step visite la casa de los padres.

A primera vista parece bastante una cosa de Jack Wilshere para estar sentado mirando, no del todo, no del todo, flotando en algún espacio intermedio. Pero su ausencia es genuinamente significativa para ambos clubes. Wilshere está jugando un poco más adelante en Bournemouth. Pero a medida que encuentra sus engranajes más profundos, aún podría haber expuesto por tercera vez en una semana las mismas cualidades modestas del actual mediocampo central del Arsenal en ausencia del jefe de habilidades, el duende Santi Cazorla.

Había jugado Wilshere , la idea de que el Arsenal ha cometido un error al enviarlo a Bournemouth, en lugar de revivir exitosamente su carrera, también podría haber ganado una mayor tracción.Mientras que, de hecho, la verdadera historia aquí es otra cosa: el talento en los rincones malhumorados, la lucha por encontrar un papel y un ritmo y, por supuesto, las Betclic Magyar cualidades alquímicas de Eddie Howe.

Incluso ahora Howe tiene una persona tan simpática y simpática: un compañero gerente ha dicho que se siente un poco harto de ver a Howe y su asistente Jason Tindall apareciendo en su club haciendo amigos y derritiendo corazones, por el motivo de que “son demasiado atractivos” – es fácil olvidar que también jugó al fútbol a un alto nivel. Premier League: 10 cosas a las que hay que prestar atención este fin de semana Leer más

Howe, de 20 años, viajó con Inglaterra al Tolon de 1998. torneo, donde se alineó con Frank Lampard y Jamie Carragher contra un equipo de Argentina formado en torno al prodigioso Juan Román Riquelme.Argentina ganó 2-0 en camino a ganar el torneo. Howe nunca jugó para un equipo de Inglaterra otra vez. Ocho años más tarde, cuando Riquelme disfrutó de su mejor momento casi en la temporada de octavos de final de la Copa del Mundo y la Liga de Campeones, Howe fue entrenador de las reservas de Bournemouth en la Liga Uno.

Es, sin embargo, tentador para concluir, Howe podría haberse dado cuenta de que compartió un pedazo de hierba con uno de los grandes talentos sui generis de los últimos 30 años.Aunque quizás no en el momento en que Riquelme llegó al primer partido de Argentina con un pase inverso sobrenatural que dejó al último hombre de Inglaterra (Eddie Howe) jadeando, luego tomó la esquina desde la que un desastroso control de pecho de Emile Heskey permitió que Diego Quintana anotara como marcador Eddie Howe se quedó horrorizado. Read more info

Riquelme ya era reconocible en Toulon: un sublime creador de juegos con Velcro-touch con todo el atletismo natural de un paquete de cañas de bambú atadas con una camisa azul y blanca. y se le permitió rodear el lugar produciendo esos extraordinarios pases de giro hacia atrás.Facebook Twitter Pinterest Los altibajos de la carrera de Jack Wilshere hasta ahora

El mejor futbolista de la era moderna que no se parecía en absoluto a un futbolista, Riquelme también era el tipo de fútbol inglés que habría tenido problemas. para procesar: el desordenado lenguaje corporal, la audacia de mantener la bola en pequeños espacios confundidos con el bombardeo o la capacidad insuficiente de “bombardeo”. Oi ¡No! Juan ¡Deshágase!

Aunque no en todas partes, por supuesto.Coincidentemente, parece ser una de las fortalezas notables de Howe para sacar el máximo provecho de los tipos dotados y técnicos que podrían haberse ido a otra parte.

Todo lo cual nos lleva de vuelta a Jack, que podría no ser un estilo Riquelme. Maverick Beanpole Genius, pero que sigue siendo un talento puro y un jugador cuya característica definitoria hasta la fecha ha sido la interrupción, los comienzos falsos, la confusión de categorías.

Tanto es así que ya es fácil olvidar lo valioso que era Wilshere. hasta hace poco. “Sin duda, puede alcanzar la altura de los jugadores que tenemos aquí en Barcelona como Xavi e Iniesta”, dijo Dani Alves en febrero de 2013, sin que nadie se riera, ni lo convirtiera en un meme implacable de Internet.

El mismo mes, un tonto dedicó un informe periodístico a comparar los dos preciados No10 en un amistoso en Wembley. “En lugar de Neymar, el destacado de 21 años de edad en el campo fue Wilshere”, escribí.Y fue genial ese día, surgiendo con una flexión de esas rechonchas piernas, un centauro suelto entre los caballos, siempre capaz de absorber la pelota en su zancada y lanzarla en un solo movimiento. Las lesiones han sido un problema importante, pero también la vaguedad posicional. Y fue genial ese día, surcando con una flexión de esas rechonchas piernas, un centauro liberado entre los caballos

Wilshere ha sido una víctima en ambos sentidos. Winger, No10, tímido goleador de caja a caja: la respuesta principal a sus talentos ha sido la continua confusión sobre cómo aprovecharlos al máximo.

Wenger, como siempre, lo ha querido. avanzar. Esto a pesar del hecho de que Wilshere tiene una asistencia de Premier League en los últimos 22 meses y ningún gol en sus últimos 27 partidos de clubes. Sospecho que Fabio Capello lo tenía bien, al igual que Roy Hodgson.Es el rol más profundo que no está en inglés, la capacidad de enlazar, conducir y rotar la dirección del juego exactamente como Inglaterra y Arsenal no lo son en este momento, esa es la posición más prometedora de Wilshere y la única su frágil oleada. -Las extremidades adversas probablemente lo dejarán jugar.

Esta semana, el Arsenal se enfrentó a Marco Verratti de PSG, un jugador de la misma edad a quien simplemente se le ha permitido florecer como un fetichista de posesión de zapatos suaves, un profundo Conductor, en lugar de una variación de Steven Gerrard de un solo uso, rompible, rompible.

Habrá una necesidad de burlarse un poco ante la idea de que Wilshere pueda dirigir un juego como Verratti.Por alguna razón, siempre hay una necesidad de burlarse.

Wilshere también ha sido una víctima en este sentido, un jugador que solo parece atraer cierto tipo de desprecio ligeramente cargado, considerado demasiado flash, también tatuado, también todos los días en sus errores ocasionales.

Pero a partir de aquí, su carrera quizás debería ser vista como un pedazo de papel en blanco, un reinicio completo. Wilshere solo ha tenido tres temporadas completas como profesional. Él está en el lugar correcto ahora. El jugador de piezas recogidas, talento revivido por algún gerente innovador basado en sistemas, ha sido un tema de la temporada de la Premier League. Tal vez, ocho años después de la derrota de los Blades, podríamos incluso ver un talento inglés inusual, desigual y caprichoso, permitido a florecer silenciosamente en cualquier dirección que se incline.